Dra Liliana Peña

Médico Funcional

Recuerdo, que cuando tenía 6 años, mis padres me compraron unos juguetes muy especiales. Un maletín de médico.

Me hicieron este regalo, por que yo siempre jugaba a ser doctora, por que me gustaba ayudar a sanar.

Curaba a mis muñecas, curaba a mi perrito, e incluso curaba las rodillas llenas de raspaduras de mi hermana mayor por sus constantes encuentros con el piso. Y ese siempre fue mi ideal.

Yo querí­a ser médico para ayudar a las personas a sanar.

En mi cabeza ser Médico era Funcional

No fue fácil para mis padres apoyarme con mi carrera. Yo no provengo de una familia adinerada, pero si llena de amor.
Ellos comprend­an que yo estaba enamorada de la idea de ser médico.
Entre a estudiar medicina, lo hice ilusionada y apasionada por mi sueño de ayudar a los demás.
Sin embargo, mi desilusión fue inmensa, al descubrir poco a poco la realidad del sistema de medicina mundial.
Aprendí­ a identificar patologí­as, medicarlas, mitigar sus sí­ntomas, pero nunca curarlas.
Esta desilusión me lleva a especializarme por la parte administrativa, no ejerciendo mi pasión.

Si tu sueño es alcanzar un peso ideal o remitir una enfermedad. Estás a un clic de alcanzarlo

La búsqueda que me llevo a ser Médico Funcional

Años después, se acentuaron en mi múltiples quebrantos salud, algunos provenientes desde mi niñez

Sufrí­a de asma, rinitis, triglicéridos y colesterol en niveles hasta de 7 veces superiores a los normales, sobrepeso, varios problemas emocionales y otras enfermedades más.

Yo estaba desesperada, por que sentí­a que mi situación No era normal, yo no querí­a tener que vivir así consumiendo pastillas a diario.

Mi búsqueda de soluciones me llevo a visitar varios colegas, de varias especialidades diferentes.

Algunos de los tratamientos con la medicina tradicional ayudaban un poco, con alguna de mis enfermedades, pero no eran la solución que yo deseaba.

Sí­, es posible tener una vida saludable, con soluciones naturales

Pronto identifiqué, que sin medicación, no podí­a funcionar correctamente. Y yo no querí­a convertirme en esclava de los medicamentos. En ese momento entendí­ que algo estaba mal, que tendrí­a que haber alguna solución diferente.

left-section-image-1.jpg

La otra medicina

No me averguenza decirlo. Busqué respuestas en la otra medicina.
Probé con quiropráctica, homeopatí­a, medicina alternativa, entre otras.
Pero el común denominador de todas, era cada una solo se centraba en su especialidad, así que servían algunas cosas, pero para otras no.

Descubre tu también las maravillas de la medicina funcional

Felizmente soy Médico Funcional

Encontrar y descubrir la medicina funcional hizo que yo volviera a enamorarme de mi profesión.

Reencontrarme con los fundamentos básicos de la medicina, incluyendo los alimentos, plantas medicinales y hábitos de vida.

Recordar que todas las personas somos organismos individuales, por lo tanto actuamos y reaccionamos diferente.

Que somos el resultado de cómo nos comportamos, lo que hacemos, cómo interactuamos con los demás, de mis hábitos de vida, mis emociones. Que somos todo un conjunto.

Me formé, me preparé y regresé a mi pasión por ayudar.

Ahora, estoy sana, feliz y vivo en equilibrio con mi propio ser y me enorgullece decir que soy la Dra Liliana Peña Médico Funcional. Empecemos juntos el viaje hacia tu vida saludable

Ahora, estoy sana, feliz y vivo en equilibrio con mi propio ser y me enorgullece decir que soy la Dra Liliana Peña Médico Funcional.